La composición del actual emblema-logotipo presenta degradados y texturas que dificultan su correcta representación gráfica en soportes modernos de impresión, empobreciendo la imagen corporativa de la entidad.

La propuesta presentada consiste en una versión vectorial de estilo flat (Diseño plano) que mantiene la simbología original. Se adaptan los elementos que lo componen a un estilo simétrico, visible y proporcional. Incluye el diseño de las iniciales tomando como referencia una fuente tipográfica más moderna, Display Sans o decorativa de palo seco, teniéndose en cuenta las correcciones visuales.

La paleta de colores se reduce a tres tonos, inspirados en los bordes del escudo original, que se ligan al cielo, la vegetación, y el conjunto formado por escudo heráldico y texto.

Además de la versión en color, se genera una variante monocromática para un uso a una única tinta bien en blanco, negro, con la paleta de colores propuesta, u otros.



Ejemplos de posible uso:


Cerrar